Luxemburgo; el extraterrestre

“Cuando llegué al Tour de 1992 llevaba tres años pensando cómo ganar la ronda francesa. Estando Indurain me di cuenta que podía pasarme tres años pensando lo mismo”. Claudio Chiappucci.

El Tour de 1992 fue especialmente difícil para Miguel. Si revisamos los datos, con Chiapucchi segundo a 4’35” y Bugno tercero a 10’49”, es difícil de creer, pero si descontamos el tiempo obtenido en la crono, Indurain habría quedado detrás de Claudio a más de 3 minutos.

Sufrió mucho Miguel, en especial en Sestrieres, donde vivió una de sus mayores pájaras tratando de cazar a un Chiappucci que parecia Coppi renacido.

El navarro ganó el Tour en la novena etapa. Luxemburgo-Luxemburgo; 65 kilómetros contra el crono. Las exhibiciones de Miguel eran ya numerosas pero jamás se había visto -ni se verá- nada igual. ” No se puede ganar a un extraterrestre” diría Gianni Bugno.

Indurain no era líder; el francés Pascal Lino administraba una ventaja que conservaría hasta Sestrieres. En intrevalos de 2 minutos, Miguel salía desde la novena posición. Era normal que doblará al siguiente, un beneficiario de las fugas típicas de primera semana de competición. Lo que rayaba la sorpresa era el minuto y medio que sacaba a Bugno en el primer control. Indurain, en autopista, con viento a favor volaba. 55 km/h. Los 4 dioses del viento griegos se habían unido en un solo ser.

Lo apoteósico llegó a mitad de recorrido. Con el viento cambiante, siendo ahora perjudicial, alcanzaba a Armand de Las Cuevas, compañero de equipo, afamado contrarelojista y siempre dispuesto a arrebatar el liderazgo a Miguel en el Banesto. Increiblemente al ser doblado, De Las Cuevas no aguantó su rueda más allá de 500 metros. El viento de Indurain seguía soplando. Bugno ya estaba a 2’30”.

A falta de unos tres kilómetros a meta, Indurain alcanza a Laurent Fignon. El bicampeón de la ronda gala había salido,…6 minutos antes!! Fignon cabalgaba por el lado derecho de la calzada cuando “vi pasar un cohete”. Brutal. Le había metido seis minutos, seis minutos! a un doble campeón del Tour.

Las diferencias no se pueden comparar, ni por registros ni por nombres a ninguna otra crono de la historia. El segundo, Armand de Las Cuevas quedo a 3’00”. El tercero y gran favorito al triunfo -sí, había sacrificado el Giro para derrotar a Miguel-, Gianni Bugno, quedó a 3’41”. Chiappucci llegó a 5´26″. Zulle y Lemond a más de 4 minutos…Delgado, Hampsten, Virenque, Roche, Leblanc…ni se sabe. Es que eran hombres y como había dicho Bugno “no se puede ganar a un extraterrestre“.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Ciclismo

3 Respuestas a “Luxemburgo; el extraterrestre

  1. q grande fue induráin…y pensar que su único dopping eran los sobaus martínez, juju

    saludos, te linkeo de nuevo

  2. Pingback: El íltimo gran héroe « Historia Deportiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s