Un rebelde ante la Reina de Inglaterra

Quizás, mientras levantaba su copa de champán para celebrar el año nuevo, se prometió a si mismo ser un buen chico aquel año. No lo sé. Pero el caso es que en 1992, Andre Kirk Agassi (1970) decidió dejar de ser un rebelde. O mejor dicho, dejar de ser un rebelde sin causa y buscar una. Plantarse delante de la Reina de Inglaterra en el All England Club de Wimbledon.

Emmanuel Agassi era un boxeador que compitió en boxeo en los Juegos Olímpicos de Londres 48 y Helsinki 52 bajo la bandera de Irán. Descediente de armenios, emigró a los Estados Unidos donde cambió su verdadero apellido, ‘Agassian’ por el de Agassi. Así se conocería a su hijo, Andre Kirk Agassi.

17 años después de aquello, Agassi hijo ganaba su primer torneo como tenista profesional en Itapatica (Brasil). Ganaría otros 60 más, incluídos 4 Open de Australia, 2 US Open, 1 Roland Garros y 1 Wimbledon, siendo el único tenista desde Rod Laver, que ha ganado los 4 torneos que configuran el Grand Slam. Pero eso forma parte del Agassi leyenda, antes que eso vino el Agassi rebelde.

En el mundo glamuroso del tenis, Agassi desentonaba. Pelo largo, camisetas de colores, pendientes y piercings. Pronto fue imagen de Canon, que lo fichó para hacer una campaña con un lema convincente: “La imagen lo es todo”.

En el ocaso de leyendas norteamericanas como Jimmy Connors y John McEnroe, aparecen dos jovenes promesas dispuestas a tomar el testigo, Pete Sampras y Andre Agassi. André pronto aprenderá que su dieta a base de McDonald’s, no es suficiente preparación para batir a su rival, que poco a poco se convierte en el favorito de los entendidos, y mucho peor, del público, tras batirle en la final del Open USA de 1990.

Agassi había declinado participar en WImbledon 88 y 90 porque la organización exige llevar camiseta blanca. Cosas de los ingleses. El caso es que en 1992 decidió quitarse un par de piercings, ponerse una gorra encima de esa melena de rockero, afeitarse de vez en cuando y aparcar sus t-shirts de colores para sus juergas por Las Vegas.

A pesar del cambio, Agassi no era favorito. Cabeza de serie número 12, elimina en cuartos de final a Boris Becker, en semifinales a John McEnroe y se planta en la final ante Goran Ivanisevic. Agassi era un jugador de tierra batida, con una gran derecha y mucho mejor restador que sacador. Ivanisevic (que hizó 37 aces) no pudo con él en cinco sets, y Agassi demostró que se podía ganar en Wimbledon sin subir a la red.

El protocolo dice que la Reina de Inglaterra, Isabel II, debe entregar la copa de campeón al ganador, que previamente debe hacer una reverencia a la monarca anglosajona. Quien lo iba a decir. El rebelde encontró su causa, rendirle pleitesía a la Reina.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Tenis

Una respuesta a “Un rebelde ante la Reina de Inglaterra

  1. Howdy I am so grateful I found your web site, I really found you by error, while I was browsing on
    Google for something else, Nonetheless I am here now
    and would just like to say thanks for a incredible post and a all round thrilling blog (I also love the theme/design), I don’t have time to browse it all at the moment but I have bookmarked it and also added in your RSS feeds, so when I have time I will be back to read more, Please do keep up the superb job.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s