Homenaje a Colombes

Mucho antes de que existiera Saint Denis, incluso antes de que el Parque de los Príncipes se convirtiera en la ‘casa’ de Francia, existía el Estadio Olímpico Yves-du-Manoir, o lo que es lo mismo, el Estadio de Colombes.

En la región de la Isla de Francia, a las afueras de París, se encuentra Colombes, lugar que en 1883 vio la construcción de un hipódromo. En 1907, el diario ‘Le Matin’ compra el recinto y lo transforma en un estadio de fútbol para 4.000 espectadores.

Cuando en 1921 el COI designa a París sede de los Juegos Olímpicos de 1924, la alcaldía parisina se enfrenta al problema de construír un gran estadio para albergar el acontecimiento.  Se amplía entonces el Estadio de Colombes a los 45.000 espectadores para convertirlo en el Estadio Olímpico de Colombes o Estadio Olímpico Yves-du-Manoir, como sería rebautizado en 1928, tras la muerte de quien fuera jugador de la selección francesa de rugby.

En aquellos Juegos, Colombes fue testigo de la lucha entre Harold Abrahams y Eric Lidell por hacerse con la medalla de oro en los 100 metros lisos, un duelo deportivo-religioso que tan bien explicó Hugh Hudson en la oscarizada ‘Carros de Fuego’. Pero Colombes, ante todo, fue testigo del encumbramiento de Giuseppe Meazza como mejor futbolista de entreguerras, tras conseguir el Mundial de 1938 -el segundo consecutivo- con la selección italiana.

Uno de los últimos homenajes a Colombes, vino también de la mano del cine. John Houston estrenó en 1981 la película ‘Evasión o Victoria’ -considerada la mejor película de temática futbolística de la historia-. El director decidió que el partido que tendrían que jugar una selección Nazi contra una de presos comandada por Pelé, Ardiles, Bobby Moore y Van Himst, sería en Colombes. Genial. Lástima que el filme fuera rodado en Budapest, y así, el estadio que se ve en la pantalla, no es el mítico coliseo parisino.

En 1972, el Parque de los Príncipes de París sufrió una profunda remodelación que supuso la demolición de su mítico velódromo. Esto significó dos cosas; por un lado que la última etapa del Tour de Francia cambiara de escenario y se trasladara a la Avenida de los Campos Elíseos, y segundo, que la selección francesa de fútbol abandonara el vetusto Colombes para jugar sus encuentros en el nuevo ‘Parc des Princes’.

Después de que en 1975 Colombes acogiera por última vez un partido de la ‘Tricolor’, el estadio pasó de los 45.000 espectadores de aforo a los 15.000, eso sí, todos ellos sentados.  En la actualidad, el Racing Metro 92, equipo francés de la Primera División de Rugby, tiene el honor de jugar en uno de los recintos más emblemáticos del deporte europeo.

Una de las últimas obras de arte que se pudieron ver en Colombes se produjo en 1969. Cuartos de final de la Copa de Europa. En la ida, Ajax 1-3 Benfica. En la vuelta, Benfica 1-3 Ajax. Partido de desempate. Escenario; Colombes. Eusebio vs Cruyff. Gana Cruyff 1-0 y toma el testigo de Eusebio como nuevo Rey de Europa.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Fútbol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s