Dichoso el que cree

Hay películas que son muy malas. Ya saben. Aquellas que pretendes ver en el cine y cuando ya has comprado las palomitas, el film ya se ha convertido en un clásico de la televisión. Una de ellas es Cool RidersElegidos para el triunfo’. Protagonizada por John Candy, contaba la historia de un equipo de bobsleigh…jamaicano. Y estaba basada en hechos reales.

Todo nació en 1987, cuando dos hombres de negocios estadounidenses, George Fitch y William Maloney, fueron a pasar sus vacaciones a Jamaica. Entre daikiris y otros cócteles, se les ocurrió la extravagante idea de hacer un equipo jamaicano de bobsleigh después de ver a unos ‘nativos’ -como ellos les llamaron- compitiendo con unos carros de madera artesanales.

Lo que parecía una idea extravagante se hizo realidad. Se convirtieron en los entrenadores de aquellos isleños y consiguieron lo imposible; que un país que no sabía lo que era la nieve participase en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1988 en Calgary. La participación se financió con la venta de gorras, camisetas, llaveros…al más puro estilo escolar y fue portada en los telediarios de medio mundo.

El sueño se truncó pronto, ya que Jamaica se quedó en una discreta vigesimocuarta posición. Sin embargo, la de 1988 fue la primera piedra en la historia del bobsleigh jamaicano, que desde entonces siempre ha acudido a los JJOO.

La cuadratura del círculo se completó en el año 2001. Jamaica, el país del reagge y del culto a Doña María, los jamaicanos, los reagge boys, aquellos ‘nativos’, se convirtieron en campeones del mundo. Dichoso el que cree. 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo nieve

Una respuesta a “Dichoso el que cree

  1. Los flacos quieren ser gordos, los gordos quieren ser flacos, los altos quieren ser un poco más bajos y los bajos un poco más altos, los feos quieren ser guapos y los guapos quiren ser todavía más guapos. A donde voy, pues a donde todo mundo queremos llegar, conseguir lo que parece imposible. Demostrarnos a nosotros mismos de que somos capaces y trata de dejar una huella inborrable en este mundo. Si no lo hacemos es como si no hubieramos nacido.
    Poesía en movimiento chaval. Así es la vida.
    Un abrazo misterjoto, o perdón, misterdato hehehe que se te extraña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s