Archivo de la categoría: Balonmano

El azote rojiblanco

Schwarzenbeck. Desde que en 1974 este defensa del Bayern de Münich le ‘robara’ la Copa de Europa al Atlético de Madrid con un gol que aún hoy en día nadie se explica como entró, el equipo rojiblanco se ha sumido en una espiral de derrotismo y pesimismo. Pero, para El Pupas, como se rebautizó al Atlético tras aquel 15 de mayo, hay otro jugador que encarna todas las pesadillas de los aficionados colchoneros. Veselin Vujovic, el mejor jugador del siglo XX en la historia del balonmano según la FIB, y el hombre que puso la primera piedra para que la sección de ‘handball’ del Atlético de Madrid dejara de existir.

Vujovic (Montenegro, 1961-) era el líder de uno de los mejores equipos que ha dado la historia del balonmano. Basic, Isakovic, Ignatovic, Mrkonja, Vukovic, Cvetkovic, Kuzmany y Vujovic. Esa era la Metaloplástika Sabak, que de forma tiránica ganó siete Ligas consecutivas en Yugoslavia antes de tomar el cetro europeo en 1985 y 1986 ganando la Copa de Europa.

En su primera final, en 1985, la Metaloplástika se enfrentó al Atlético de Madrid. El equipo rojiblanco sumaba 4 Ligas consecutivas y era el principal motor de la creciente popularidad del balonmano en España. Liderados por Lorenzo Rico, los colchoneros se presentaron a la final como favoritos, pero fueron aplastados por la Metaloplástika. Vujovic masacró al Atlético con sus goles desde el lateral izquierdo, pero en especial por su capacidad de liderazgo y por su polivalencia, que le permitía jugar en cualquier posición de la pista.

Dos años después, llega a la presidencia del Atlético de Madrid Jesús Gil y Gil. Lo hace a lo grande. Para la sección de fútbol contrata a Paulo Futre, lider del Oporto ganador de la Copa de Europa de ese año. Para la sección de balonmano quiere a Veselin Vujovic, el mejor jugador del momento. Si no puedes con tu enemigo, únete a él.

Sin embargo, el acuerdo de Gil era con Alexandar Trifunovic, presidente de la Metaloplástika y no con el jugador. Vujovic había firmado un precontrato, pero apareció entonces el otro transatlántico del balonmano español, el FC Barcelona. La oferta era superior, y tras semanas de discusiones, Vujovic puso rumbo a la Ciudad Condal.

Lo que vino después forma parte de la historia.  Vujovic guiará al Barcelona a la conquista de 4 Ligas en 5 temporadas, y ayudará a que los azulgrana consigan su primera Copa de Europa en 1991, el primer paso para convertirse en el equipo más laureado del Continente.

Por su parte, el Atlético de Madrid no superó el golpe. No ganaría ningún trofeo más, y en 1991 -al mismo tiempo que Vujovic ganaba la Copa de Europa con el Barcelona- Jesús Gil anunciaba la desaparición del equipo, que tras un breve paréntesis en Alcobendas, se hizo efectiva en 1994.

¿Schwarzenbeck o Vujovic? No hay color. Si alguien a hecho méritos para ser entronizado como el verdadero azote de El Pupas, ese es Veselin Vujovic.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Balonmano