Archivo de la etiqueta: Barcelona

Un aristócrata del balón

Tras conquistar su tercer Scudetto consecutivo por primera vez en su historia, Massimo Moratti, el presidente del Inter de MIlán, exhibía su júbilo ante los medios de comunicación. Al fondo, muy al fondo, se vislumbraba la figura de Luis Suárez Miramontes, Luisito, (A Coruña 1935-) el secretario técnico neroazurro, uno de los hombres que más han ‘hablado’ por el bien del Inter a la sombra, y uno de los que menos lo han hecho delante de las cámaras.

 

Corría el año 1951 cuando Alejandro Scopelli, entonces técnico del Deportivo, decide quedarse a ver el entrenamiento de los juveniles. En un momento dado, un chaval, de apenas 15 años, se coloca en el punto de penalty y dispara el balón con precisión al larguero. Tras rebotar en la madera, otro toque de primeras y vuelta a empezar. Así más de 20 veces, todas ellas sin dejarla caer. Luisito no volvería a entrenar con los juveniles.

 

El 6 de diciembre de 1953, con 18 años, Suárez debuta en la Liga en un partido en Les Corts ante el Barcelona. El Deportivo pierde por 6-1, pero el gran Kubala diría al término del choque: “Ese pequeño debutante llegará muy lejos. Es el tipo de interior que me gustaría tener a mi lado. Domina el balón y lo mete magníficamente. Parece un experto”. Sólo tres meses después, el Barcelona fichaba a Luisito por 550.000 pesetas.

 

Sin embargo, y a pesar de su innegable clase, Suárez nunca fue aceptado por la masa ‘culé’, porque Luisito, como muchos otros genios, no era un futbolista que destacara por su entrega física. Y ya se sabe que la grada venerá antes a un burro cojo que a un buen caballo de carreras.

 

El Arquitecto, apodo que le puso Alfredo Di Stéfano por su visión de juego tan sólo superada por la de la propia Saeta, supo esperar su momento, y cuando Helenio Herrera llegó al Barcelona para ganar 2 Ligas y 2 Copas de la UEFA, apostó por Luisito como ‘10′ indiscutible del equipo.

 

A Suárez se le calificó como el primer jugador español que hizo una ‘folla seca’, uno de los primeros futbolistas en dar pases de 40 metros al pie fruto de su exquisita técnica, así como un jugador con un disparo terrible desde fuera del área. De Luisito se dijo también que era un ‘gentelman’, lo que ayudó a aumenar esa fama de jugador sin sangre que tantos problemas le acarreo.

 

Como tantas veces haría el Barcelona con el paso de los años, Luisito fue la primera estrella azulgrana en salir de ‘Can Barça’ por la puerta de atrás. Después de perder la final de la Copa de Europa de 1961, Helenio Herrera se marcha al Inter, y exige como condición única que le acompañe El Arquitecto. En Barcelona nadie lloró su pérdida. Tardarían 15 años en recuperarse.

 

En el Inter, Suárez agrandó su leyenda con 2 Copas de Europa y 3 Scudettos. A pesar de que fue el standarte de la selección española que ganó la Eurocopa de 1964, fue en Italia donde encontró su verdadero hogar y donde aún reside ahora, venerado por los neroazurros y considerado un italiano más, del mismo modo que su gran ídolo y alter ego Alfredo Di Stéfano, es considerado un español más.

 

Cuando la FIFA confeccionó la lista de los 125 mejores jugadores vivos de todos los tiempos, Suárez no aparecía. Si estaban Emilio Butragueño, Luis Enrique o Raúl González. Suárez ganó 1 Balón de Oro, 2 Balones de Plata y 1 Balón de Bronce. La ignorancia no tiene límites y traspasa fronteras. El Arquitecto es uno de los grandes olvidados en la historia de este deporte. Menos mal que siempre nos quedarán las palabras que el diario L’Equipe le dedicó después de que France Football le otorgara el Balón de Oro:

 

“Suárez amansa el balón, dribla como nadie, coloca la pelota donde y cuando quiere. Parece un duque en el campo. Da la impresión de que no suda. Es un aristócrata del balón, y su fútbol, un espectáculo de ballet moderno”.

 

1 comentario

Archivado bajo Fútbol

Y el Dream Team aún podía haber sido mejor

“Era como juntar a los Beatles y a Elvis. Viajar con esas 12 estrellas no se puede comparar”.

El mejor equipo formado en cualquier deporte pudo haber sido mejor. Sí, por increíble que parezca se podía mejorar. Estamos hablando de un equipo que llegó a sumar 23 anillos de la NBA -eso sí, mal repartidos-, pero sobretodo hablamos de 6 MVP, y que todos ellos jugaron unas finales NBA -salvo Laettner-.

El maravilloso equipo que pudimos difrutar en España durante el verano del 92, ganó el Oro Olímpico tras una serie de 8-0, logrando sus victorias por más de 44 puntos de media.

John Stockton, Magic Johnson, Clyde Drexler, Chris Mullin, Michael Jordan, Larry Bird, Scottie Pippen, Karl Malone, Christtian Laettner, Charles Barkley, David Robinson y Patrick Ewing. Hubo un momento en el que estos 12 ángeles parecieron humanos. Croacia se puso a 3 puntos en la Final Olímpica. 35-32. Un espejismo. Petrovic, Kukoc, Radja…un oro seguro en cualquier otra competición. Cayeron de 32. 117-85.

Pero vayamos al tema de este artículo. El Dream Team pudo haber sido mejor. Si hay un jugador que hace daño al repasar la descomunal lista es Christian Laettner. El jugador de Duke había sido nombrado universitario del año 1992. Tenía buena mano pero todos sabían que los había mejores que él. Evidentemente que Larry Bird y Chris Mullin fueran los únicos blancos del equipo influyó en su elección. Quien tendría que haber ido entonces? Alonzo Mourning, Larry Johnson…o un chico que sería número 1 del draft de ese año, una fuerza de la naturaleza capaz de recoger 20 rebotes por partido…un tal Shaquille O´Neal.

Hay otro jugador que debía estar en ese equipo, Isiah Thomas. Por qué no fue Thomas? Muy fácil, el dios Jordan dijo que si iba Isiah, él renunciaba.

A pesar de todo lo que se ha dicho, el único jugador comprometido con el equipo olímpico era Magic Johnson. Afectado por el SIDA, logro animar a Larry Bird -que se retiraría después por sus problemas de espalda- y a Michael Jordan, que ya tenía la medalla olímpica de Los Ángeles y no tenía ganas de “experimentos”. Cuando Air estaba convencido, se publicó la lista definitiva y en ella estaba el Piston ganador de dos anillos, Isiah Thomas. Celebre es el odio entre Jordan y Thomas -aunque ya retirados parecen calmados-, y a pesar de los intentos de Magic para integrar a sus dos amigos, estaba claro quien llevaba las de ganar.

También se apunta que en esa lista tendría que haber entrado Dominique Wilkins en el lugar de Scottie Pippen. Se argumenta que el 33 de los Bulls no había demostrado nada por aquel entonces. En realidad sumaba el segundo anillo en su carrera, y con el paso del tiempo se demostró acertada tal decisión.

Así pues, imagínense un Dream Team en el que sustituimos a Laettner y Mullin por O´Neal y Thomas. Sumemos 6 anillos y 2 MVP más. A pesar de todo es, fue y será un equipo irrepetible que ningún sucedaneo de Dream Team podrá igualar, ya que como dijo Chuck Daly, el afortunado “entrenador” de esos genios: “Finalmente vendrá un día, en que los demás podrán competir con nosotros en términos iguales. Y mirarán el Dream Team como algo insuperable”.

Deja un comentario

Archivado bajo Baloncesto