Archivo de la etiqueta: Real Madrid

Pat Garrett & Billy the Kid

14 de marzo de 1989. Final de la Recopa. Real Madrid vs Caserta. Duelo de pistoleros en Atenas. “Los tiempos están cambiando Billy“, comenta Garrett en la película de Sam Peckinpah. “Los tiempos puede que hayan cambiado, pero yo no”, le responde Billy el Niño. A finales de los 80, el baloncesto alegre basado en el contraataque y el gusto por el tiro estaba dejando paso a las defensas al límite, pero había dos pistoleros que no estaban dispuestos a someterse a las nuevas leyes.

De un lado Óscar Schmidt. Alero. 2’05 metros. Brasileño. ‘A Mao Santa’, le llamaban. Palmeiras, Sirio y en aquellos momentos en el Snaidero Caserta. En los Juegos Olímpicos de 1980 promedió 24,1 puntos por partido. En los de 1984 firmó exactamente los 24,1 puntos que lograra en Moscú. En las Olimpiadas de Seúl 88, se fue hasta los 42,3 puntos por choque. Jugaría dos Olimpiadas más y su registro final se quedo en 28,8 puntos por partido en 5 Juegos Olímpicos. Simplemente, un cañonero.

Por otro lado Drazen Petrovic. Escolta. 1,96 metros. Croata. ‘El Mozart del baloncesto’ o ‘El genio de Sibenik’ , eran sus apodos. Sibenik, Cibona de Zagreb y en aquellos momentos en el Real Madrid. Promedió 37,7 puntos por temporada en el Viejo Continente, antes de ser el primer europeo en triunfar en la NBA firmando 18,7 puntos por encuentro. En 1985 anotó 112 puntos ante el Olimpia Ljubliana con 40/60 en tiros de campo. Simplemente, un cañonero.

Final del partido. Prórroga. Real Madrid 117-113 Caserta. Drazen Petrovic: 62 puntos. Óscar Schmidt: 44 puntos. Vencedor: ‘Mozart’. Analizemos el duelo.

Schmidt. 16/17 en tiros libres. 5/19 en tiros de dos y 6/11 en triples. Además, 4 rebotes, 2 asistencias, 1 robo y 5 faltas personales en 44 minutos. Anotó un punto por cada minuto jugado, pero falló demasiado. 11/30 en tiros de campo son muchos disparos errados.

Petrovic. 14/15 en tiros libres. 12/14 en tiros de dos y 8/16 en triples. Además 1 rebote, 1 asistencia, 1 robo y 4 faltas personales en 45 minutos. ‘Mozart’ firmó una actuación descollante con 18/30 en tiros de campo. Claro ganador en el duelo de pistoleros.

Curiosamente, Petrovic estuvo a punto de perder el partido para el Real Madrid, cuando, a falta de 8 segundos para el final del partido y con 102-102 en el marcador, perdió el balón y permitió un último ataque del Caserta, que finalmente fracasó, lo que condujo el choque a la prórroga. Allí, ‘Mozart’ volvió a coger el violín y compuso 11 puntos de los 15 que el Madrid anotó en el tiempo extra.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Baloncesto

Sacchi, el Milan y el fuera de juego

“Cuando entrenaba al Parma de la Serie B, jugamos tres veces con el Milan en Copa. Les ganamos dos veces seguidas en MIlán. La primera vez Berlusconi me dijo que me seguiría, la segunda vez que quería hablar conmigo y la tercera vez me hizo una oferta”.

De este modo, un desconocido entrenador llamado Arrigo Sacchi (1946-), se hacía cargo del AC MIlan para afrontar la campaña 1987-88. Los primeros meses no fueron fáciles. Las vacas sagradas del vestuario, como Baresi o Van Basten, criticaban sus durísimos métodos de trabajo, con entrenamientos que llegaban a las 7 horas diarias. Después de perder los primeros partidos de aquella temporada, incluso hubo un motín para echar a Sacchi, quien pudo sobrevivir gracias a la intercesión de Berlusconi.

La idea de Sacchi era la de tener a los 11 jugadores en constante movimiento, con balón y sin balón. Aparentemente esa era la seña de identidad de  La Naranja Mecánica, un equipo en constante movimiento, desorganizado, pero que siempre atacaba organizado, sin embargo aquel Milan se movía, pero siempre dentro del radio de acción marcado por Sacchi. Todos atacaban y todos defendían, pero nadie podía salir de su zona de influencia. El que dirige el espacio dirige el juego”. Transformó el fútbol en matemáticas. Si Michels construía los partidos a partir de un saque de puerta propio, Sacchi lo hacía empezando con un saque de puerta del rival.

Sacchi añadió dos ideas nuevas, el doble pivote y la defensa en zona. En aquellos días, todavía se marcaba al hombre. Jugadores irrelevantes o toscos, como Chendo, pasarían a la historia por marcajes al límite de lo legal a los Maradona o Platini de turno. Sacchi introdujo la defensa en zona que exigía una gran concentración psíquica y física.

En la temporada 1988-89 se enfrentaron en semifinales de la Copa de Europa el Real Madrid y el AC MIlan. El Madrid de ‘La Quinta del Buitre’, que se paseaba por España, era el indiscutible favorito. En el partido disputado en San Siro, el Milan destrozó a los merengues por 5-0. De los 110 metros del césped, el Milan sólo jugaba en 60. “Nunca he visto un equipo tan junto en un campo”, diría Michel. Fue el punto que marcó el ocaso de aquella generación.

Al año siguiente se repetió el enfrentamiento, esta vez en los octavos de final. Ahora el Milan era el actual Campeón de Europa y por ende, el favorito. El Madrid cayó 2-0 en San Siro y en la vuelta, Toshack decidió romper aquella presión infernal evitando el centro del campo, es decir, buscando a los delanteros directamente desde el saque de puerta. Los merengues incurrieron 24 veces en fuera de juego y sólo lograron un empate (1-1).

Por entonces, si el último defensa estaba en línea con el delantero rival había infracción. A Baresi y compañía les bastaba con tener a un contrario como referencia para tirar la línea de fuera de juego y hacerle incurrir en off-side.  Al poco de aquella exhibición, la International Board decidió que para existir fuera de juego el delantero tendría que estar más adelantado que el defensa. No valía con que estuviera en línea.  Popularmente se conoce a esta regla como ‘norma Anti-MIlan’.

Antes de ganar dos Copas de Europa en tres temporadas, Van Basten preguntó a Sacchi porque a los demás les valía con ganar y el Milan, además de hacerlo, también tenía que dar sensación de autoridad y grandeza. Cuando en 2007 la revista World Soccer eligió al AC MIlan de Sacchi como el mejor club de fútbol de la historia, cuantan que Van Basten llamó al italiano y le dijo: “Míster, ya entiendo por qué no sólo valía con ganar”.

 

 

3 comentarios

Archivado bajo Fútbol

Pancho

“Cuando era un niño me gustaba patear piedras en la calle, tratando de pegarle a un árbol o a otra piedra. Era algo fatal para mis zapatos, pero fue un buen entrenamiento.”Ferenc Puskas (1927-2005). Jugó en Hungría, ganó en España y se consagró en Grecia. En 1999 la IFFHS seleccionó a los mejores futbolistas del s.XX. Detras de los 4 grandes y del Kaiser Beckenbauer, aparecía Cañoncito Pum. Así es como se le conoció en España, donde ya con 31 años asombró al mundo entero. Di Stefano diría de él que la toca mejor con su pierna izquierda que yo con la mano”. 
Pero en realidad lo que se vio de él en el Real Madrid, lo que las crónicas cuentan y lo que los periodistas escriben; no es ni un mísero porcentaje de lo que en realidad fue.Puskas anotó 511 goles en 533 partidos. Decía Alfredo Relaño que el recorte que hace para anotar uno de los goles que aquella legendaria Hungría anotó para derrotar a Inglaterra en Wembley en 1953, es considerado el primer gesto técnico moderno. Y es que Puskas tenía técnica a raudales. Pero si destacaba era por su potencia, su efectividad. Era una máquina. Sólo tenía un punto de mira, un objetivo, el gol. Unicamente Pelé se le puede comparar. Gol de PUSKAS. nunca una apuesta fue tan fácil.

84 en 85 partidos anotó para Hungría. Él era el capitán. No solo metía goles también mandaba, ¡y vaya tíos le tenían que escuchar! Grosics, Boszic, Higdekuti…(si la ley Bosman existiera en los 50), Czibor, Kubala…y Puskitas era el jefe, el capo. El que cambió el banderín con Matthews. Fue el primero que lloró en Berna.

¿ Qué hubiera hecho aquella pierna izquierda si hubiera llegado al fútbol español con 21 años? ¿Qué records habría roto Pancho de haberse entrenado con los métodos actuales? Esto es fútbol ficción, algo parecido a los goles que nos dejo como recuerdo. Ficción para los futbolistas de hoy en día.

 

 

 


Deja un comentario

Archivado bajo Fútbol

Miedo escénico: El día que Valdano se hizo escritor

Miedo escénico (1986) Argentinismo. Expresión de Gabriel García Márquez que popularizó en España Jorge Valdano para definir el temor del jugador al saltar al estadio Santiago Bernabéu. Apareció por vez primera con este significado en un artículo del futbolista argentino publicado en La Revista de Occidente.

Todo comenzó en diciembre de 1984. El Real Madrid y el Anderlecht se enfrentaban en la tercera ronda de la Copa de la UEFA. La ida jugada en Bélgica se saldó con victoria local por 3 a 0. El R. Madrid tenía pie y medio fuera de Europa.
Los días anteriores al encuentro de vuelta, las amenazas y exaltaciones típicas de las remontadas se sucedían en las declaraciones de los jugadores merengues. “La primera patada la pegamos nosotros; los tres primeros disparos son nuestros; cuando nos hagan una falta tres de nosotros a por el árbitro y otros tres a por el infractor…” Entonces surgió el futbolista-escritor, aquel chico hepatítico al que Maradona casi le pasa el balón cuando el Barrilete Cósmico doblegó a Inglaterra. “Miedo escenico”. Con esas dos palabras Jorge Valdano resumía el decálogo de las remontadas. “El rival sufrirá por el miedo escénico del Bernabeú”. Cómo? El periodista ya tenía un nuevo tópico. Ahora había que usarlo.
12-12-1986. Con un Bernabéu volcado, el Madrid se colocaba con 2-0 en apenas 16 minutos, tras los goles de Sanchis y Butragueño. Después marcaría Valdano, acortó distancias Friman y nuevamente Jorge Valdano ponía el 4-1 para llegar al descanso. Las caras de Scifo, Vercauteren y compañía lo decían todo. El miedo escénico era una realidad.
En la segunda parte dos nuevos goles de Butragueño. Resultado final: 6-1. Fue la primera de muchas. Luego vendrían el Borussia, Inter, Bayern… Pero más allá de enriquecer el lenguaje futbolístico con una nueva expresión, lo que aquella eliminatoria contra el Anderlecht consiguió fue mucho más importante; dotó al Madrid de un motivo más para ser temido, un motivo más para que el rival temblara en el campo. En definitiva un motivo más para aumentar su leyenda.

4 comentarios

Archivado bajo Fútbol