Archivo de la etiqueta: Tour

Imperdonable

Luxemburgo. 1989. Prólogo. Va a dar comienzo una nueva edición del Tour de Francia. Línea de salida. Poco a poco se ponen en marcha los participantes. Steve Rooks sale a escena. El siguiente, y último en partir, será Pedro Delgado, vigente campeón del Tour. Las cámaras enfocan la rampa de lanzamiento…y allí no hay nadie. Los miembros del equipo Reynolds corren de un lado a otro. Los comisarios ponen el reloj en marcha. La contrareloj ha comenzado para Perico, pero el protagonista no aparece. Un minuto. Dos minutos. Incredulidad. ¿Dónde está el maillot amarillo? Finalmente aparece. Sube a la rampa y se pone en marcha. El director de carrera ni le da la orden de salida. ¿Para qué? El reloj ya le había comido unos valiosísimos 2’40” en su carrera por llegar trunfal a París.

“Todavía hoy no me explico muy bien lo que me pasó. Quería brillar desde la primera pedalada de la carrera. Me fui a calentar como nunca lo había hecho. Quería estar alejado de la prensa que tanto atosiga en ese momento y mantener mi concentración. Quería llegar justo para tomar la salida. El arriesgar de esa manera provocó ese retraso y ninguna otra cosa, como algunos elucubraron en ese movido comienzo de carrera. Me llame estúpido a mí mismo. La peor consecuencia no fue el tiempo perdido tan tontamente, sino que no me perdoné ese error y pasé muy mala noche, debido al enfado que tenía conmigo mismo”.

Años atrás cuando Perico defendía los colores del conjunto holandés del PDM se olvidó de la fecha de inicio de una prueba y se presentó en la salida 24 horas después. De traca. Tan grande en la carretera como fuera de ella.

Al día siguiente de su ‘exhibición’ en Luxemburgo, Delgado afrontaba una etapa con doble sector; llana por la mañana y una contrareloj por equipos por la tarde. Desahuciado, Perico lanza ataques quijotescos en el primer sector intentando resarcirse. Segundo error. Es un esfuerzo inútil. Cuando llega la crono por equipos se deja otros cinco minutos, desfallecido por el esfuerzo. Acaba de empezar el Tour, y Delgado, vigente campeón, es el ‘farolillo rojo’ de la clasificación (198º) a 9’57” del liderato.

Buscando lo perdonable de lo imperdonable, cabe señalar que por aquel entonces los ciclistas no disponían de rodillo para calentar a escasos metros de la línea de salida de la crono, por lo que para hacerlo debían dar una vuelta por las calles de la ciudad. El ciclista, los técnicos, los mecánicos. Quien sea. En 1989 la humanidad ya había inventado el reloj. Es difícil perdonar lo imperdonable.

Tras las dos primeras etapas pirenaicas, Delgado pego un zarpazo en la clasificación y se colocó a menos de tres minutos de Laurent Fignon y Greg Lemond, a la postre los hombres que se jugarían la carrera en la etapa final. No era suficiente. Los Alpes de aquel año no eran muy duros y la diferencia era demasiada.

Al final Lemond se llevó el Tour y Perico se tuvo que conformar con la tercera plaza del podium a 3’34”. “Fisicamente 1989 fue mi mejor año”, señaló posteriormente el segoviano. Lo dicho. Imperdonable.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Ciclismo

El ángel de Dios vs el ángel de las sombras

En 1948 Italia era un país sin alma que se debatía entre los tejemanejes de los USA y los de la URSS como parte del mapa geopolítico de la Europa de postguerra. Durante el Tour de aquel año, el líder del PC italiano, Palmiro Togliatti fue asesinado y toda indicaba que una guerra civil iba a estallar.
Al mediodía del 14 de julio, Togliatti fue tiroteado a pocos pasos del Congreso de los Diputados. Durante las largas horas de la intervención quirúrgica, las agencias de prensa inundaron las redacciones de los periódicos de comunicados alarmistas y contradictorios, llegando a anunciar la falsa noticia de la muerte de Togliatti.
Al día siguiente la tensión es altísima. Italia está dividida en dos. Aislada. Sin comunicación interior, sin teléfonos ni trenes, con las carreteras cortadas. El caos acecha, porque las manifestaciones son espontáneas. El país, sin comunicación, es un drama de miedo y violencia.
Pero a las 17.15, desde Francia, llega la noticia de que el viejo Gino Bartali, diez años después de su última victoria en el Tour en 1938, y pese a tener un retraso de 22 minutos con el maillot amarillo Louison Bobet, destroza la carrera pasando el primero en todos los puertos de la etapa reina.
Todo el equipo italiano quiso retirarse cuando recibió la noticia del atentado a Togliatti. Pero por la mañana, Bartali (fascista confeso) había recibido una llamada telefónica de De Gasperi (primer ministro democristiano) y la bendición del Papa para ganar. Bartali gana. A lo grande. En el primer puerto era el primero, en el segundo también, en el tercero ya contaba con una gran ventaja, en el cuarto estaba sólo, y en el quinto había recuperado los 22 minutos de retraso. La empresa, extraordinaria, casi sobrehumana, continúa el día siguiente. Ganará también la etapa alpina de Briançon a Aix les Bains, y a la llegada se viste de un amarillo, que no abandonará hasta París.
En todas las plazas de Italia, comunistas, democristianos y policías se abrazan. Delirio. Bartali salvó a Italia. Muchos han dicho que su victoria hizo descubrir a la Iglesia la importancia del deporte como distracción social. Poco después, Bartali fue señalado por el Papa como ‘perfecto atleta cristiano’.
De hecho, el odio encarnado entre Gino (fascista) y el gran Fausto Coppi (comunista) se asumió cada vez más como una especie de cruzada. Por ello, la foto del Tour de 1952 en la que el ‘ángel de las sombras’ le da una botella de agua al ‘angel de Dios’ es considerada el fin de la posguerra en Italia. A pesar de que ni en esa foto, ni en años futuros, ni los unos ni los otros se miraron a los ojos.

Deja un comentario

Archivado bajo Ciclismo

El último gran héroe

El Tour de 1998 siempre será recordado por el escándalo del Caso Festina, el plante de los corredores y en España la huida de equipos y medios de comunicación que nos obligaron a ver los últimos días de carrera por Eurosport. Sin embargo, aquel Tour nos mostró una de las mayores exhibiciones ciclistas modernas, el encubramiento del mejor escalador de los últimos 30 años; Marco Pantani.

Jan Ullrich había cogido el amarillo en la octava etapa tras ganar la contrareloj de Correze, en la que aventajo a Pantani en 4’21”, lo que unidos a los 40 segundos que había perdido en el prólogo dejaban al italiano a más de 5 minutos de Jan.
En los Pirineos, primero en la etapa con final en Luchon y luego en la de Plateau de Beille, Pantani logró recortar minuto y medio. Ullrich, imitando a Indurain, controlaba el grupo principal y dejaba al Pirata  márgenes poco preocupantes.
Pero llegamos a la etapa decimoquinta. Se sube la Croix de Fer, el Telegraphe y el Galibier para acabar en Deux Alpes. La etapa reina del Tour se disputa bajo un clima dantesco; lluvia, granizo e incluso nieve. De todos es sabido que a Ullrich le gusta el calor. Habrá batalla.
En la subida al Galibier, Fernando Escartín atacó dos veces. Ullrich lo cogió. Al tercer intento se marchó. Estaba bien situado en la general, pero Jan mandó al Telekom que lo dejara ir. O eso creyeron todos… salvo Marco. Como en los tiempos de Miguel, nadie se atrevía a cuestionar al capo de la carrera, pero Pantani vio debilidad. Seco, atacó. Ullrich se fue tras él, pero…reventó. Pajara descomunal. En la cima del Galibier, Pantani -que ya había dejado atrás a Escartín y al resto de escapados- le saca 2’49” a Ullrich.
Al llegar a las faldas de Deux Alpes la lluvia y el frío arrecian. Pantani tiene poco más de 3 minutos de ventaja. El descenso no le había favorecido. Pero en la última ascensión la apoteosis. En uno de los ascensos más plásticos jamás vistos -favorecido por el efecto de la lluvia- Pantani incremeta su ventaja y saca 8’56” a Ullrich, dejándolo en la general a 5’56”.
Al día siguiente en la etapa de la Madelaine, Ullrich lo intentó todo pero no logró despegar a Pantani de su rueda. Había quien creía que en la contrareloj final cambiaría la situación, pero eran muchos minutos incluso para la Locomotora de Rostock.
Pantani era el nuevo Coppi; Jan Ullrich jamás sería el nuevo Indurain.

2 comentarios

Archivado bajo Ciclismo

Luxemburgo; el extraterrestre

“Cuando llegué al Tour de 1992 llevaba tres años pensando cómo ganar la ronda francesa. Estando Indurain me di cuenta que podía pasarme tres años pensando lo mismo”. Claudio Chiappucci.

El Tour de 1992 fue especialmente difícil para Miguel. Si revisamos los datos, con Chiapucchi segundo a 4’35” y Bugno tercero a 10’49”, es difícil de creer, pero si descontamos el tiempo obtenido en la crono, Indurain habría quedado detrás de Claudio a más de 3 minutos.

Sufrió mucho Miguel, en especial en Sestrieres, donde vivió una de sus mayores pájaras tratando de cazar a un Chiappucci que parecia Coppi renacido.

El navarro ganó el Tour en la novena etapa. Luxemburgo-Luxemburgo; 65 kilómetros contra el crono. Las exhibiciones de Miguel eran ya numerosas pero jamás se había visto -ni se verá- nada igual. ” No se puede ganar a un extraterrestre” diría Gianni Bugno.

Indurain no era líder; el francés Pascal Lino administraba una ventaja que conservaría hasta Sestrieres. En intrevalos de 2 minutos, Miguel salía desde la novena posición. Era normal que doblará al siguiente, un beneficiario de las fugas típicas de primera semana de competición. Lo que rayaba la sorpresa era el minuto y medio que sacaba a Bugno en el primer control. Indurain, en autopista, con viento a favor volaba. 55 km/h. Los 4 dioses del viento griegos se habían unido en un solo ser.

Lo apoteósico llegó a mitad de recorrido. Con el viento cambiante, siendo ahora perjudicial, alcanzaba a Armand de Las Cuevas, compañero de equipo, afamado contrarelojista y siempre dispuesto a arrebatar el liderazgo a Miguel en el Banesto. Increiblemente al ser doblado, De Las Cuevas no aguantó su rueda más allá de 500 metros. El viento de Indurain seguía soplando. Bugno ya estaba a 2’30”.

A falta de unos tres kilómetros a meta, Indurain alcanza a Laurent Fignon. El bicampeón de la ronda gala había salido,…6 minutos antes!! Fignon cabalgaba por el lado derecho de la calzada cuando “vi pasar un cohete”. Brutal. Le había metido seis minutos, seis minutos! a un doble campeón del Tour.

Las diferencias no se pueden comparar, ni por registros ni por nombres a ninguna otra crono de la historia. El segundo, Armand de Las Cuevas quedo a 3’00”. El tercero y gran favorito al triunfo -sí, había sacrificado el Giro para derrotar a Miguel-, Gianni Bugno, quedó a 3’41”. Chiappucci llegó a 5´26″. Zulle y Lemond a más de 4 minutos…Delgado, Hampsten, Virenque, Roche, Leblanc…ni se sabe. Es que eran hombres y como había dicho Bugno “no se puede ganar a un extraterrestre“.

3 comentarios

Archivado bajo Ciclismo